8/4/16

Las Virtudes #2: Tabla de Cebes

Tal y como os comenté en la anterior entrada sobre Iconografía Simbólica, quizá me animaría a hacer este post que - finalmente - he decidido compartir con vosotros. Me ha costado bastante sintetizarlo para que no se haga aburrido pero, tal y como recuerdo de haberlo estudiado en la carrera, reconozco que me resultó de gran interés y espero que pueda parecéroslo también a vosotros. 

Contra todo pronóstico, el post sobre Las Virtudes no tuvo mala acogida, por lo que he creído bastante propicio seguir con esto, exponiendo un grabado sobre la lectura de la Tabla de Cebes que ya mencionamos allí.

TABLA DE CEBES

Es una de las obras alegóricas más estimadas por los moralistas del Renacimiento y el Barroco (también conocida como Pínax - Tabula Cebetis).

Con este nombre se conoce un diálogo filosófico griego, en el que dos personajes (Cebes y Gerondio) comentan un cuadro situado en la pronaos de un templo de Saturno, que constituye una alegoría de la vida humana.

Según unos autores, Cebes fue un discípulo de Sócrates del Siglo V a.C.; sin embargo, la crítica moderna considera que esta obra es más tardía, de época imperial romana aproximadamente, aunque esté redactada en griego. Es uno de los grabados más fascinantes porque contiene todos los elementos simbólicos que representan la peregrinación: el hombre perdido, la elección de caminos, las dificultades ante la vida (dolor, castigo, virtud, desesperación, sabiduría, tenacidad, etc.); caminos que representan la penitencia y la purificación hasta llegar a esa montaña sagrada en la que encontrarán la recompensa espiritual tras un duro ascenso.

Intentaré resumir su lectura, aunque si tenéis más curiosidad siempre podéis encontrar información en Internet. Aviso que las imágenes que aparecerán para ilustrar el texto se encuentra al revés en comparación a la foto de la Tabla original que veis aquí, para que lo tengáis en cuenta.

En el grabado aparece un monte que simboliza la vida humana, cerrado por una muralla baja en su base y desde la cual se abriría una especia de camino o sendero que llevaría hasta la cúspide, lugar al que habrá que llegar escalando más allá de las nubes; un espacio donde se levantaba un templo entre árboles. 

En la parte inferior, hay una gran multitud de niños desnudos que aparecen de un tronco hueco y se dirigen hacia la izquierda, simulando un camino hacia el centro donde ya han comenzado a crecer y a vestirse. Esta procesión infantil se dirige hacia la puerta central pero, antes de poder cruzarla, cada niño se detendrá ante las dos figuras adultas que aparecen: un hombre barbudo a la izquierda, vestido de monje y, a la derecha, una hermosa mujer lujosamente ataviada.


Una vez escuchan y reciben lo que les ofrecen, continúan su marcha, accediendo a través de ese arco a un lugar donde serán recibidos por un grupo de mujeres, quienes seducirán a los caminantes intentando separarlos del camino que pretenden seguir.

Como en el grabado se muestran confusas las figuras, fue acompañado por un texto realizado por Merian, en un libro de emblemas titulado "Theatro moral de la vida humana" de Otto Vaenius, el cual ayuda a visualizar esta alegoría del discurrir del hombre por esta vida:
  • Los niños simbolizan a todos los que han de entrar en la vida.
  • El hombre es el Buen Genio, simbolizando la sabiduría que otorga buenos consejos.
  • La mujer, por el contrario, es la Mala Persuasión o El Engaño, la que miente a los hombres y los engatusa con encantos, proporcionándoles bebida del error y la ignorancia.
  • Las mujeres que los acogen representan las Opiniones, Apetitos (o Deseos) y Deleites
La lectura continúa por la derecha. Allí encontraremos una pareja de jóvenes y otro muchacho con sombrero (serán esos niños ya crecidos, una vez abandonan la infancia) y son conducidos por dichas mujeres para presenciar o participar en una serie de escenas. 

Una de ellas es en la que aparece una mujer desnuda y con el cabello suelto sobre una bola. Es la Fortuna, quien arroja monedas a la gente. Tras ella, un grupo de enfermos. El Sabio advierte sobre ellas en el episodio del umbral, para que no se dejen llevar por la Disolución y el Deleite, prosiguiendo su camino sin detenciones hasta llegar a la Falsa Institución. Una vez allí, deberán escoger lo que mejor les convenga en su camino para convertirse en hombres virtuosos (instruidos en las Letras y las Artes, por ejemplo). La Fortuna es caprichosa, además de ciega y sorda.

A partir de ahí, toparán con mujeres que ejercen cual rameras: la Disolución, la Avaricia, la Lisonja y la Destemplanza. Ellas esperan encontrar a aquellos que han recibido los bienes de la Fortuna y se encargan de engatusarlos y engañarlos, prometiendo el Deleite y el gozo. Si se dan cuenta del error cometido, ya habrán caído en la desgracia y se verán forzados a cometer robos y sacrilegios, terminando por ser castigados, sino muertos. 

Dicho castigo sucede en un lugar estrecho que se encuentra tras una puerta. Allí se encuentra el Castigo y la Tristeza, caracterizadas como sucias mujeres con azotes en las manos o la cabeza sobre las rodillas, junto con el Dolor y la Desesperación. El hombre que llega a este punto es un auténtico miserable, atormentado, al que trasladan a otro lugar donde se quedaría atrapado para siempre salvo que se tope con Arrepentimiento (o Penitencia), el único capaz de llevarle a la Verdadera o Falsa Institución. De este modo se le proporciona una nueva oportunidad, una nueva elección

Encontramos un segundo espacio en el que se encuentra la Falsa Institución, considerada por la mayoría como la Verdadera, el buen gobierno de la vida. Sin embargo, está instruida en el arte del engaño. También están las Opiniones, aquellas que intentarán ayudar a los seres engañados para guiarlos hasta la Verdadera Institución, donde podrán beber un brebaje que limpie su alma de vicios. Este camino es arduo y empinado, al que deberán acceder siguiendo una estrecha senda escarpada y peligrosa. 


Será una de las últimas pruebas que deberá ejercer el hombre y, si logra superar las dificultades del camino (ayudado por la Constancia y Continencia) el peregrinaje acabará en un lugar agradable - locus amoenus - donde estarán las Virtudes, en la morada de los bienaventurados

Se toparán con la Verdadera Institución acompañada de sus hijas: Verdad y Persuasión. Allí, los peregrinos reciben los dones la confianza y el ánimo libre de temores, expulsando la ignorancia, la avaricia, la destemplanza y la lujuria. Una vez limpios de todo pecado, podrán entrar al lugar en el que se encuentran otras virtudes, como la Prudencia, encargadas de llevar al viajero ante la Felicidad o Buenaventura, en la cumbre del monte sentada en un trono. Aquellos que han sido capaces de llegar hasta arriba, serán coronados como vencedores: hombres libres, capaces de ir a donde quieran sin temores, pudiendo elegir por sí mismos, sin engaños ni traiciones.



Como podéis ver, es una forma curiosa con la que han venido explicando durante siglos el camino a seguir que debe tener el hombre correcto, para así poder ser libre y virtuoso. Una forma en la que, además de todo, la mujer está demonizada, representada mayoritariamente como un auténtico Pecado: engañosa y malvada. 

¿Qué os ha parecido?

¿Creéis que es aplicable a nuestros días? 

¡Contadme, os leo!

Espero de corazón no haberos aburrido.
¡Buen fin de semana!

Image and video hosting by TinyPic

8 comentarios:

  1. Me encanta que traigas estas entradas, siempre aprendo y expando los conocimientos que sé, pero lo mejor es aprender cosas que sólo una persona que ha dado más el Arte puede conocer. Me fascina.
    ¡Mil gracias por la entrada! <3 Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por este comentario tan bonito. Me alegra saber que sirve de algo compartir conocimientos y, sobre todo, que aportan y llegan a interesaros.

      Un placer que así sea y, por supuesto, gracias a ti.

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Hola! ^^
    Se nota que estás puesta en el tema. Personalmente no conocía esta obra ni su significado, pero me ha parecido interesante todo lo que cuentas. Y me ha recordado un poco al infierno de Dante, solo que en este caso es una montaña. Una cosa que veo fatal es que la mujer siempre simbolice las cosas negativas. No es justo xD

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho he tenido que estudiar, eso seguro y me encanta que os llegue a interesar ^^

      Sí, desde siempre se ha representado de forma negativa. Y aún hoy, parece que cuesta quitarse esa imagen de encima. Habrá que seguir luchando por ello.

      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Buenas!
    Ya sabes que me encantan este tipo de entradas, ¿verdad? ♥ ¡Son muy interesantes! Buscaré la tabla en detalle para verlo mejor y lo cotejaré con tus explicaciones, que me han parecido sencillas y a la vez completas :] ¡Gracias por compartir tus conocimientos!

    Respecto a la demonización de las mujeres, precisamente lo iba a comentar porque me ha hecho gracia XD ¡En fin, qué le vamos a hacer, siempre igual con estos antiguos! (La desgracia es que sea así con no tan antiguos...). Yo creo que la base sí es aplicable hoy en día, aunque con ajustes (y no, no hablo de las mujeres XD).

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, pero me gusta saber que así es cada vez que las disfrutas ^^

      Me encanta ver que despiertan vuestro interés, aunque la acogida general sea pequeñita. Búscala y, de ser así, espero que pases de nuevo a contarme la experiencia ^^

      No hay de qué, por supuesto.

      Ya uno se ríe, sobre todo porque estas cuestiones son muy antiguas (aunque hay mucho aún hoy que se ha venido arrastrando). Poco a poco me imagino que conseguiremos quitar esa visión de encima... (pero mientras la Iglesia tenga poder, está complicado xD).

      Saludos ^^

      Eliminar
  4. Qué entrada más interesante *___* yo siempre quise haber dado Historia del Arte en el instituto pero como estaba en el bachillerato de ciencias, no tenía esa asignatura.

    Esta obra no la conocía y es increíble la cantidad de simbolismos que tiene. Alucinante. Eso sí, es una pena como siempre ponen a la mujer :/ siempre somos lo malo, el engaño, el pecado, la seducción... lo triste es que aunque parezca que no, aún sigue habiendo muchos pensamientos de esa clase. Pero bueno, habrá que seguir luchando xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya resultado de interés y hayas podido conocer algo más ^^

      Normal, en el de ciencias poca letra se daría...

      Es impresionante, sobre todo por cómo tenían que disponer las cosas para enseñar. Eso sí, la mujer siempre la mala. Y de hecho, como bien dices, sigue dándose muchísimo.

      Eliminar

Anímate a comentar, compartir impresiones, dudas o sugerencias.
Únicamente espero que haya respeto, tanto por el administrador del blog como por el resto de usuarios.

No se admitirán insultos, ni nada por el estilo. Los comentarios ofensivos serán borrados automáticamente.

Absténganse de comentar los que muestran no haber leído la entrada, no tengan nada de añadir y/o decir, ni aquellos que únicamente pretendan dar publicidad a su blog.

Contesto TODOS los comentarios, en cuanto tengo tiempo.

¡Gracias y un cordial saludo!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...