28/10/16

Magos, brujos, chamanes y hechiceros

Muy buenas a todos.

Como se acerca el Día de Todos los Santos, de Los Muertos o también conocido como Halloween (celebración que, como ya sabemos, se da durante la noche del 31 de Octubre), he creído propicio hacer por fin la versión masculina de una temática que traje al blog hace ya un tiempo con las Brujas y Hechiceras. Es decir, ahora vamos a ver lo que hay detrás de la figura del brujo, el hechicero, el mago y el chamán, intentando reducirlo de la forma que más sencilla nos pueda resultar.

Normalmente, muchos de ellos se confunden, ya que hay pequeñas variaciones entre sus características principales y sus capacidades, por lo que quiero intentar hacerlo de la forma más brevemente posible para que la entrada no resulte excesivamente larga, ni confusa. Por ello, antes de pasar a las explicaciones al respecto de esta temática, os quiero dejar dos enlaces que he considerado bastantes completos en cuanto a información sobre estos temas, por si os resultan de interés: capítulo 1 y capítulo 2.

Como ya se medio explicaba en el anterior post que realicé, las leves diferencias entre brujas y hechiceras radicaba en cómo utilizaban sus poderes: mientras que las primeras pactaban con el Diablo, las segundas creaban sus propios conjuros. En ambos casos, la figura de la mujer siempre será asociada con la maldad y, al contrario, resulta que con la figura del hombre sí se expone una clara distinción entre magia y hechicería/brujería.
La hechicería, como tal, es el arte de producir resultados prodigiosos al presentar poderes mágicos que pueden estar relacionados con los conocimientos infundados (permitiéndoles conocer el pasado y el futuro) o abogar por la salud de otros. Según se expone en diversas páginas que he leído, no se debe confundir la magia con la brujería y es aquí donde puede resultar confuso el tema ya que, como dicen, los magos y hechiceros son los que hacen uso de la magia como tal, mientras que los brujos se basan en los espíritus de la naturaleza y las energías del universo, sirviendo a sus propios deseos e intenciones (que pueden ser buenas o malas).

Habitualmente hemos entendido siempre al hechicero, al mago y al brujo como "lanzadores de hechizos" (de ahí que se derive sencillamente al nombre de hechicero casi para designarlo todo como igual). Tal y como podemos ver en la imagen seleccionada para ilustrar este apartado, se valen de objetos que se tienen como signos mágicos (amuletos y talismanes), libros antiguos con fórmulas de anteriores magos y/o brujos, para crear pociones. No obstante, también parece ser que tienen ciertas capacidades innatas que les permitirían desarrollar su magia potencial desde su interior, valiéndose de energías, de forma empírica.

La diferencia que se obtiene entre el hechicero y el mago de verdad es que éste último es un gran conocedor de los poderes y secretos de la magia, que se molesta en instruirse en dichas habilidades, mientras que el hechicero sólo quiere poder utilizarlo sin más, es decir, leer libros y ejecutar conjuros. Despierta poderes dormidos, los desconoce y utiliza hasta el punto de abusar de ellos y es como el símil de un niño que juega con algo que puede resultar peligroso, por lo que acaban cayendo en absoluta desgracia.

El mago desarrolla sus propias virtudes, domina a la perfección las fuerzas de la naturaleza y crear o mejorar otras fórmulas, usándose la magia blanca siempre en pos de su bienestar y el de los demás. El desconocimiento o la ambición puede conllevar a desarrollos contraproducentes, haciendo que haya quienes se acerquen a la magia negra, convirtiéndose en brujos o magos malvados o señores oscuros.

Ciertamente, es un tema que resulta confuso porque, como podemos ver, las líneas que separan ciertas cuestiones son demasiado delgadas. Se podría decir que, mayoritariamente, los magos están relacionados con el bien y los brujos/hechiceros con el mal. No obstante, también se habla de magos negros que dominaron las artes oscuras pero, resultando en menor medida, éste aspecto se encuentra dentro del grupo de los brujos y hechiceros.

Pasando ahora a los chamanes, haremos una distinción también al respecto de los propios hechiceros con los que se les suele confundir (como hechiceros de tribus, habitualmente). Lo más radical, ya que también hacen uso de los espíritus de la naturaleza y las energías universales como dijimos con anterioridad, es que las usan siempre para servir a los demás, nunca en su propio beneficio.

No hacen contacto con dioses, sino que sus habilidades les permiten interactuar con espíritus (y si lo hacen con fines malévolos, digamos que se pasan a la brujería) y están relacionadas especialmente con la curación, tanto del cuerpo como del alma.
Aunque se diferencian de los meros curanderos y los mediums o adivinos, presumiblemente son capaces de controlar la psique y poseer otros cuerpos, haciendo uso del trance y prácticas adivinatorias, controlando su propia entrada y salida de los cuerpos y mentes.

A decir verdad, no sé si os he liado más o hemos podido aclarar algo. La cuestión es que os voy a dejar algunas imágenes más y más adelante tendréis un recopilatorio mayor en la página de Facebook.

Sólo espero que hayáis podido disfrutarlo. ¡Buen fin de semana!







¿Qué os ha parecido? 

¿Qué tipo os suele gustar más: los magos blancos o los señores oscuros?

¡Contadme cosillas, os leo!
Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a comentar, compartir impresiones, dudas o sugerencias.
Únicamente espero que haya respeto, tanto por el administrador del blog como por el resto de usuarios.

No se admitirán insultos, ni nada por el estilo. Los comentarios ofensivos serán borrados automáticamente.

Absténganse de comentar los que muestran no haber leído la entrada, no tengan nada de añadir y/o decir, ni aquellos que únicamente pretendan dar publicidad a su blog.

Contesto TODOS los comentarios, en cuanto tengo tiempo.

¡Gracias y un cordial saludo!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...